— MOTIVOS DE CONSULTA

Motivos de consulta y especialidades

En nuestro centro acumulamos una gran experiencia en el diagnóstico y tratamiento de los motivos de consulta más habituales, como pueden ser los trastornos depresivos, la ansiedad, todo tipo de miedos y fobias, así como problemas de relación o convivencia. Estos trastornos, muy frecuentes en la población general y que generan importantes limitaciones, a menudo requieren una adecuada valoración y un abordaje específico para resolverlos satisfactoriamente. Nos esmeramos en conseguir la recuperación óptima de cada paciente.

También actuamos como centro de referencia para ofrecer segundas opiniones diagnósticas y terapéuticas para todo tipo de trastornos, así como para el tratamiento de aquellos pacientes con patologías o evoluciones complejas que no responden adecuadamente.

Nuestra visión de la medicina y el tratamiento de los trastornos mentales comporta un trabajo en equipo. Un tratamiento de primera calidad implica que los profesionales deben comunicarse entre sí para desarrollar una visión de 360 ​​grados del paciente.

Ansiedad

La ansiedad, en sus diferentes manifestaciones (ansiedad anticipatoria, sufrimiento exagerado, agorafobia, aprensión, hipocondriasis, ataques de pánico, …) es un motivo de consulta muy frecuente, quizá propiciado por el trepidante ritmo de vida y las incertidumbres que nos envuelven.

En la actualidad disponemos de terapias muy efectivas para ayudar a controlar estas manifestaciones y recuperar la tranquilidad y el bienestar emocional.

TDAH en adultos

Es el trastorno de origen neurobiológico más frecuente en la infancia y la adolescencia. Aunque en muchas ocasiones el problema se resuelve al inicio de la edad adulta, muchos adultos siguen presentado manifestaciones.

Hay que realizar un buen diagnóstico y analizar el contexto personal de cada uno para hacer un abordaje terapéutico adecuado a las necesidades individuales.

Trastorno bipolar

El trastorno bipolar y la ciclotimia son enfermedades en las que el estado del ánimo oscila, con periodos de un excesivo bienestar y otros de profunda tristeza.

El ánimo se vuelve muy inestable, con oscilaciones más o menos frecuentes. Su correcto tratamiento depende de una valoración individualizada que permita establecer una estrategia terapéutica a medio-largo plazo para conseguir una estabilidad anímica duradera.

Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)

Se trata de un trastorno muy frecuente en el que quien lo padece puede presentar tanto pensamientos obsesivos como conductas compulsivas o actos repetitivos, pudiendo llegar a provocar un grave malestar y sufrimiento.

El trastorno a menudo debuta en la infancia-adolescencia y pueden transcurrir años hasta que se solicita ayuda. Un diagnóstico precoz y certero ayuda a evitar la progresión de la enfermedad y a controlar los fenómenos tan disruptivos y angustiantes que provoca.

Depresión

Síntomas como la tristeza, sentimientos de desamparo, inutilidad o desesperanza pueden ser debidos un trastorno depresivo. La depresión es una enfermedad que puede ser muy grave, y llegar a provocar un enorme sufrimiento y malestar, enfermedad que puede llegar a ser muy invalidante y devastadora. Pocas enfermedades provocan igual grado de sufrimiento.

Una correcta evaluación permite establecer un diagnóstico certero e iniciar el abordaje más correcto. Afortunadamente es un trastorno muy agradecido al tratamiento adecuado, con el que se consigue una recuperación completa y evitar nuevos episodios.

Trastorno psicosomático

Hay ocasiones en las que experimentamos desórdenes y desajustes corporales de difícil diagnóstico y tratamiento, que originan un peregrinaje por médicos y profesionales. Alteraciones del ritmo digestivo, colon irritable, diarreas, alteraciones de la piel o el cabello, cefaleas, sensaciones de inestabilidad, mareos, acúfenos, o dolores crónicos son ejemplos de manifestaciones que a menudo traducen una disfunción neurovegetativa.

La correcta evaluación de estos síntomas en el contexto global del individuo y discernir su origen son el primer paso para su correcta resolución.

Estrés y estrés postraumático

Hablamos de estrés cuando las reacciones normales de nuestro cuerpo, pensadas para ayudarnos a soportar situaciones difíciles o de mayor exigencia se presentan de forma injustificada o exagerada. La complejidad y dificultades de la vida actual, la sobrecarga y burnout laboral, preocupaciones económicas y de relación ponen a prueba nuestra resiliencia cada vez con más frecuencia. Para afrontarlo hay que ayudar a reconducir estas manifestaciones con los recursos y herramientas necesarias.

La Psicoterapia del trauma ayuda en la comprensión de experiencias que sientan las bases de reacciones emocionales y físicas desproporcionadas; también a mejorar la autoestima y cambiar los mecanismos de afrontamiento negativos, como el abuso de sustancias o comida.

Neurología

En ocasiones la patología neurológica y la psiquiátrica pueden coexistir o ser difíciles de diferenciar. Un diagnóstico adecuado y una valoración individualizada son trascendentales para abordar el problema de forma adecuada. En ocasiones son propios del envejecimiento normal y en otras ocasiones son procesos de características degenerativas.

En el centro ofrecemos tanto segundas opiniones neurológicas como seguimiento continuado de pacientes con alteraciones de deterioro cognitivo, enfermedad de Parkinson, temblores o patología neurológica general.

Conflictos y problemas de comunicación en la pareja y la familia

La psicoterapia de pareja y familia ayuda a aceptar los desacuerdos y conflictos como parte de la relación que nos ayudan a crecer, no como obstáculos y a practicar patrones de comunicación eficaces.

Las parejas se enfrentan a enormes retos de estabilidad en la relación y, sin embargo, todos reconocemos la importancia y necesidad de mantener, nutrir y crecer con una pareja afectiva estable.

En caso de ruptura de pareja, la Mediación ofrece la oportunidad de prevenir conflictos futuros y evitar el litigio judicial acordando un plan de parentalidad y de los aspectos económicos.

Bienestar de la mujer

Cambios hormonales, determinantes psicosociales y otros condicionantes pueden provocar en la mujer mayor vulnerabilidad para padecer alteraciones en su salud mental o en la sexualidad.

Acompañamos y tratamos a la mujer en las distintas etapas vitales, teniendo en cuenta que los trastornos mentales en ella pueden presentarse de forma distinta y requerir un tratamiento específico.

Malestar emocional y dificultades para afrontar problemas vitales

La Psicología y la Psicoterapia ofrecen una oportunidad para resolver aquellos problemas vitales que nos superan, así como a desarrollar habilidades y adquirir herramientas para tener una perspectiva más positiva para enfrentarse a nuevas situaciones vitales finalizada la terapia.

Podemos aprender a identificar sentimientos, usar las señales corporales, identificar conductas pasivas o agresivas, ser más asertivos, identificar y comunicar las necesidades, entender qué estilos de personalidad contribuyen a la ansiedad o a la depresión, u otras causas de malestar.

Segundas opiniones

Institut Sarró pone a tu disposición la posibilidad de solicitar una segunda opinión con los mejores psiquiatras y neurólogos de Barcelona. Tendrás la tranquilidad de contar con la opinión de nuestros especialistas que por su gran experiencia te ayudarán a discernir si el diagnóstico y tratamiento de tu dolencia es el más adecuado y valorar las posibles alternativas.

¿Qué te impide buscar ayuda?

Aún hoy existen muchos conceptos erróneos sobre salud mental. A menudo, los sentimientos de vergüenza, culpa, desesperanza o la angustia se convierten en una barrera para buscar ayuda profesional. No estás solo: Institut Sarró está aquí para ayudarte a recuperar el equilibrio y el bienestar que necesitas.

¿Cómo sé si necesito acudir a un profesional de salud mental?

Contacta con Institut Sarró si

Sientes ansiedad o tristeza que te impide un funcionamiento normal en casa, en el trabajo o en la escuela.
Tienes personas a tu alrededor que te dicen estar preocupados por tu estado emocional o comportamiento.
Abusas del alcohol o las drogas.
Tienes pensamientos recurrentes sobre la muerte o ideas suicidas.
Tienes miedo de que puedas ser un peligro para ti mismo u otras personas.
Tienes obsesiones, o alguna fobia que te limita.